Prevención y Protección contra incendios, y 2.

Prevención Pasiva

Podemos englobar dentro de los elementos de prevención pasiva, todos aquellos elementos que actuando indirectamente nos previenen del incendio, aquí estaríamos hablando de la señalización, iluminación e información de recorridos de evacuación y ubicación tanto personal como de las salidas y medios de extinción existentes en el entorno, estando actuando de manera preventiva a la aparición del incendio.

 

Protección activa

Definíamos “protección como aquellas medidas tendentes a minimizar las consecuencias producidas en caso de que el accidente se actualice o produzca”. Por lo tanto estaríamos hablando de todas aquellas instalaciones de protección contraincendios que actúan una vez se ha producido el incendio, las mismas son objeto de un tema detallado de estudio.

Se expone más profundamente en de “Instalaciones de protección contraincendios”:

  • Sistemas de Detección y Alarma de incendios
  • Alumbrado de emergencia
  • Sistemas de alarma
    • Sistemas manuales de alarma de incendios
    • Sistemas de comunicación de alarma
  • Sistemas de extinción
    • Sistemas de extinción por agua
    • Sistemas de extinción por agua pulverizada, nebulizada
    • Sistemas de extinción por espuma física de baja expansión
    • Sistemas de extinción por polvo
    • Sistemas de extinción por agentes extintores gaseosos (CO2, Ni, Inergen…)
    • Sistemas de extinción por rociadores
  • Sistemas para el control de humos y del calor
    • Control de la temperatura.
    • Control del humo y de la temperatura o calor
  • Sistemas de hidrantes exteriores
  • Extintores
  • Sistemas de BIE´s
  • Sistemas de columna seca

Protección Pasiva

La protección pasiva, es aquella cuya misión se cumple sin la acción externa y consiste en contener al fuego dentro de un espacio limitado evitando su propagación a la vez que reducir los daños en la zona afectada. Por tanto vemos que la protección pasiva no extingue el incendio pero evita daños mayores y pérdidas, contribuyendo a la extinción del fuego, ya que lo aísla del resto del edificio, lo confina y mantiene las condiciones estructurales y de sectorización, para permitir la permanencia y la seguridad de los ocupantes y equipos de bomberos.

Por tanto podemos actuar mediante la protección estructural y de los elementos constructivos que componen la edificación, para ello estudiaremos los siguientes puntos:

  • Zonificación de Protección de los edificios.
  • Compartimentación de los edificios.
  • Comportamiento estructural y colapso de un edificio.
  • Protección estructural de un edificio.
  • Protección de las estructuras de acero
  • Protección de las estructuras de hormigón
  • Protección de las estructuras de madera
  • Protección de galerías de instalaciones.
  • Protección de cables
  • Protección de los conductos de ventilación
  • Protección de las escaleras y huecos de ascensor
  • Protección de fachadas
  • Protección de los huecos de paso
  • Ventilación controlada mediante exutorios.

 

Antonio Manuel García Martín

Arquitecto Técnico, Ingeniero de la Edificación

Bombero Excmo. Ayto. Jaen