Prevención y Protección contra incendios, 1.

Cuando hablamos de prevención y protección contraincendios, hemos de saber diferenciar entre ambos términos, podemos decir que el término prevención en general, forma parte de las soluciones adoptadas para evitar que suceda el accidente o limitar las consecuencias de este, mientras que cuando hablamos de protección tenemos presente que el accidente se ha producido y estas medidas nos van reducir los efectos producidos por el mismo, con esto podemos definir:

Prevención: Como aquellas medidas tendentes a evitar que el riesgo se actualice en accidente.

Protección: Como aquellas medidas tendentes a minimizar las consecuencias producidas en caso de que el accidente se actualice o produzca.

Como ya sabemos, para que se produzca un incendio, deben conjugarse adecuadamente los cuatro elementos que componen el tetraedro del fuego, por lo que las medidas de prevención, irán encaminadas a eliminar alguno de los factores o a reducir la interacción entre los mismos para que el incendio se produzca.

Al conocer los elementos que componen el tetraedro del fuego, podemos ver que hay elementos del mismo sobre los cuales es más factible actuar que sobre otros, esto es, en la mayoría de las situaciones será más fácil actuar sobre el combustible y la energía de activación, que sobre el comburente “aire”, en el cual estamos prácticamente inmersos en la mayoría de los casos, así como en la reacción en cadena que es prácticamente inherente al fuego.

Una vez nos decidimos a actuar en la lucha contraincendios vemos que podemos hacerlo bien desde el sentido de la prevención o mediante la protección, además de decidir entre realizarlo de forma activa o pasiva. Como lucha activa entendemos que vamos a realizar una acción encaminada a limitar cualquiera de los elementos del tetraedro el fuego en caso de hablar de prevención, o bien directamente sobre alguno de los elementos del tetraedro del fuego una vez producido este, entendiendo en este caso la actuación como protección activa. Tras esto podemos clasificar ambos frentes de acción como:

Prevención:

       – Prevención Activa

       – Prevención Pasiva

Protección:

       – Protección Activa

       – Protección Pasiva.

 

La prevención contraincendios podemos orientarla desde el punto de vista activo o pasivo, así podemos a su vez clasificarla en varios grupos de actuación.

Prevención Activa: Actuamos sobre:

  – Combustible

  – Comburente

  – Energía de Activación

  – Reacción en cadena

  – Actuación conjunta (mezcla combustible-comburente)

Prevención Pasiva: Actuamos mediante:

  – Señales.

  – Carteles.

  – Iluminación

Cuando decidamos actuar mediante los procesos de prevención activa, actuaremos sobre cualquiera de los elementos del tetraedro del fuego; por realizar un recordatorio, podemos actuar:

Prevención activa

Actuación sobre el combustible.

Eliminando el combustible.

Eliminando la presencia de residuos inflamables, manteniendo la zona de trabajo limpia y libre de residuos, disponiendo de recipientes herméticos.

Adecuar la dosificación de combustible según las necesidades de trabajo, evitando que se produzcan excesos innecesarios de combustible sin consumir, con el consiguiente almacenamiento y riesgo.

Realizando planes de mantenimiento con el fin de evitar fugas y derrames potencialmente peligrosos.

Diluir la concentración del combustible para reducir su rango de inflamabilidad.

Almacenar y transportar los combustibles de la forma adecuada, en recipientes estancos.

Cubrir el combustible con un material incombustible, ej. Pintura intumescente para hierro, o madera.

Ventilación de las zonas de almacenaje, evitando la concentración de mezclas inflamables.

Aspiración localizada de las zonas de existencia de combustibles donde puedan producirse ambientes inflamables.

Actuación sobre el comburente

La actuación sobre el comburente, al tratarse generalmente del aire de la atmósfera  nos generará situaciones de difícil actuación sobre el mismo, pudiéndose considerar medidas preventivas de actuación sobre el comburente, aquellas encaminadas a evitar el contacto combustible-comburente como eran el uso de recipientes adecuados y estancos, recubrimiento, mantenimiento, etc.

En situaciones o atmósferas bien limitadas (depósitos, reactores químicos, silos,…) donde es manipulado el combustible, podemos actuar sobre el comburente, mediante el proceso de inertización, hablamos entonces de atmósferas inertes, en los que se ha actuado sobre la atmósfera disminuyendo o eliminando la presencia del combustible, mediante la adición de una gas inerte, generalmente (CO2 o N2).

En los trabajos de limpieza de cisternas se suele inertizar el interior de la misma con Nitrógeno.

En los trabajos de limpieza de cisternas se suele inertizar el interior de la misma con Nitrógeno.

Actuación sobre la energía de activación.

En consonancia con el tipo de combustible ante el que nos encontramos, será necesaria una energía de activación, por lo que la actuación preventiva para evitar que se produzcan esos focos capaces de generar la energía de activación necesaria será fundamental, para ello podemos actuar según la causa que lo puede originar y la medida preventiva pertinente.

                                                          Focos Térmicos
CausasMedidas Preventivas
Empleo de útiles de ignición (mecheros, cerillas, yescas,…), acción de fumar.

 

Prohibición de fumar y uso de útiles de ignición.
Instalaciones generadoras de calor, (hornos, calderas, hornillas,…)Ubicación adecuada de la instalación o calorifugado del mismo.
Rayos solaresProtección mediante cubiertas y toldos
 

Condiciones térmicas ambientales

Cámaras aislantes, ventilación, refrigeración, paneles aislantes, correcto aislamiento…
 

Trabajos de soldadura

Protección de combustibles en zonas próximas de trabajo, mediante mantas térmicas, aislamiento y o desplazamiento del combustible.

Verificación de ausencia de atmósferas inflamables, mediante uso de explosímetro.

Permisos de fuego (autorización expresa para soldar o realizar trabajos con fuentes de calor en zonas determinadas).

 

Vehículos y maquinaria a motor

Malla en tubo de escape, calorifugado de las zonas calientes, prohibición de circulación o habilitar zonas seguras de paso para estos vehículos
Explosímetro y detectores de gases con sonda de muestreo.

 

Focos Eléctricos
CausasMedidas Preventivas
Creación de chispas, interruptores, fluorescentes, motores, etc..Instalación eléctrica según REBT (Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión)
CortocircuitosInstalación de Interruptores automáticos y actualización de la instalación.
SobrecargasActualización de la instalación eléctrica mediante la colocación de interruptores magnetotérmicos.
Fugas y corrientes de defectoActualización de la instalación eléctrica mediante la colocación de interruptores diferenciales.
Cargas estáticasColocación de instalación de puesta a tierra.

Humidificación ambiental.

Dispositivos ionizadores.

Descargas eléctricas atmósfericasInstalación de pararrayos.

 

Cuadro eléctrico con interruptores diferenciales y magnetotérmicos, para protección de circuitos eléctricos.

 

Focos Químicos
CausasMedidas Preventivas
Reacciones exotérmicasAislamiento adecuado

Control automático de la temperatura

Separación de reactivos.

Sustancias reactivasSeparación de reactivos.
Sustancias auto-oxidablesVentilación

Control de la humedad ambiental y del producto.

Controlador de humedad y temperatura ambiental.

 

Focos Físicos o Mecánicos
CausasMedidas Preventivas
Chispas herramientasHerramientas antichispas o antideflagrantes
Roces mecánicosLubricación de elementos en contacto
Chispas zapato-sueloEliminación de partes metálicas de calzado.
Martillo antideflagrante.

 

Actuación sobre la reacción en cadena

Actuar sobre la reacción en cadena es actuar sobre la liberación de radicales libres producidos durante la misma, para ello hemos de añadir, bien física o químicamente compuestos que dificulten la propagación de esta reacción de combustión.

Estos elementos actúan en forma de catalizadores negativos o inhibidores.

Como ejemplo tenemos la ignifugación de materiales y la adición de antioxidantes a plásticos.

Actuación conjunta sobre mezcla Combustible-Comburente

La detección de atmósferas inflamables, mediante chequeos contínuos (monitorización) permite evaluar si la atmósfera controlada se encuentra dentro/fuera de los límites de explosividad, y al estar monitorizada, adoptar las medidas de prevención necesarias.

Estas atmósferas suelen ser, polvo-aire, vapor-aire y gas-aire.

Las atmósferas polvo-aire precisan del análisis mediante nefelómetros (instrumento que mide partículas suspendidas en un fluido) o bien mediante toma de muestras y análisis de concentraciones en el laboratorio, en el resto de los casos dispondremos de explosímetros.

La monitorización de atmósferas, nos permite adoptar medidas preventivas de actuación, pudiendo automatizarse las acciones según necesidades (aspiración localizada, ventilación, dilución de la atmósfera mediante un gas inerte, etc…).

 

Antonio Manuel García Martín

Arquitecto Técnico, Ingeniero de la Edificación

Bombero Excmo. Ayto. Jaen