El INE se alía con los gigantes de las comunicaciones para rastrearnos.

El 18 de noviembre pasado despertamos con la confirmación de un hecho que se andaba preludiando tiempo atrás: El Instituto Nacional de Estadística comienza el seguimiento de millones de móviles de usuarios de toda España en una campaña que tiene como objetivo obtener información sobre los desplazamientos de los españoles y sus lugares preferidos de vacaciones. En una primera fase, de algunos días de duración, el INE recabará datos sobre los hábitos en los desplazamientos de los ciudadanos en días laborables, para ello ha pedido a las tres operadoras telefónicas colaboradoras (Telefónica, Orange y Vodafone) que le proporcionen información sobre la posición de los móviles en áreas de 15.000 habitantes de media. El INE ha insistido en que los datos que facilitarán las operadoras son completamente anónimos y el objetivo es conocer la movilidad de los españoles en días con distintos perfiles. La intención del INE es saber cuántos terminales hay conectados en un lugar en un momento determinado, algo que posibilitará conocer dónde se desplaza la población para trabajar, cuáles son los destinos en vacaciones o información sobre transporte, cuyo uso irá enfocado, entre otros, a la mejora de las infraestructuras.

En total, el INE pagará 500.000 euros a las operadoras para poder acceder a esta información.

En una segunda fase, el INE tratará de comprobar los desplazamientos en festivos y vacaciones. En este caso, tomará muestras el domingo, 24 de noviembre; el 5 de diciembre; y dos días de verano, el 20 de julio y 15 de agosto, también festivo.

Aunque se trata de una práctica legal, con la que se trata de evitar las entrevistas personales, mucho más imprecisas porque dependen del testimonio del encuestado, muchas ciudadanos y organizaciones han expresado su descontento.

Formas de evitar el posicionamiento de nuestro dispositivo móvil

Las tres compañías involucradas han dispuesto diversos mecanismos para que el usuario que lo desee, evite ser posicionado mediante su dispositivo móvil.

Orange enrevesa algo la solicitud ya que exige enviar un mail a orangeproteccion.datos@orange.com con el asunto protección de datos y adjuntar una fotocopia del DNI. También es posible mediante correo ordinario, aunque quizá ya sea demasiado tarde para evitar los primeros rastreos.

Los clientes de Vodafone pueden proceder así: Desde la app de la compañía, Mi Vodafone>Mi cuenta>Permisos y preferencias>Permisos, se activa el ajuste No acepto que Vodafone ceda datos anonimizados, se da aviso de que, incluso si se comparten, siempre serían datos anónimos, por lo que el INE en ningún momento sabría nada concreto del titular, solo un número o un código alfanumérico.

Los abonados a Movistar no disponen de defensa alguna ante el rastreo, ya que la compañía no ha habilitado ningún tipo de canal para elegir evitar la cesión de los datos, aunque se presenten anonimizados.

A nivel técnico el modo avión desactiva las llamadas, la mensajería y los datos móviles. También se desactivarán la wifi y el bluetooth, teniendo en cuenta que aún en modo avión, se pueden activar de nuevo en ajustes o en ajustes rápidos del dispositivo.

Se puede optar por desconectar el móvil o dejarlo en casa, remedio drástico.

El GPS es un sistema de posicionamiento global que permite ubicarnos en el planeta mediante satélites. Comunicación de pregunta – respuesta con la que nuestro dispositivo consigue una altitud y latitud. Bien, debemos tener en cuenta que la desactivación del GPS no garantiza la no geolocalización del móvil ya que existen formas alternativas de hacerlo:

-Routers wifi.

Mediante las redes wifi abiertas que hay en las calles. Un router solicita continuamente que los dispositivos se conecten a él. Aunque no se conecten, esa comunicación existe, el router le dice su SSID (identificador) y el móvil acepta la información. Con esto, ya un router es capaz de ubicarnos en espacios públicos.

-Balizas beacon

Facilita comunicación de bajo consumo sin necesidad de sincronización, permitiendo intercambiar una serie de información de interés.

Un dispositivo beacon no es más que una baliza dotada de bluetooth de bajo consumo que se comunica con el smartphone. Proporciona diversos tipos de información, como por ejemplo, la ubicación.

Un receptor beacon está siempre fijo en un sitio. Si él sabe su posición, puede dártela y, como estáis conectados, los dos estaréis en la misma altitud y latitud. Con una desviación de un par de metros, ya que una baliza beacon no puede calcular tan precisamente una posición.

-Antena de telefonía móvil

Otro medio que utiliza un smartphone para posicionarse es la señal móvil que recibe, la de la operadora. Sabiendo a qué antena está conectado, la señal que recibe y cómo la recibe, es capaz de posicionarse. Hay mucha tecnología detrás de una onda de telefonía móvil y esto nos permite que nos podamos ubicar.

La antena de telefonía móvil es fija, como las anteriores, y por tanto un móvil conectado a ella está en su radio. Con el resto de información sacada de la propia onda de telefonía, nuestro smartphone puede saber dónde está. Una compañía podría saber el trayecto de un dispositivo en base a las antenas por las que haya transitado.

Hemos visto que existen formas alternativas de trazar o conocer la ubicación de un teléfono móvil. Aparte de las apps que tenemos instaladas y poseen permiso de ubicación de dispositivo.

Cabe reflexionar si, ya que las compañías están obteniendo beneficios con la cesión de los datos de abonados, sean estos de la naturaleza que sea, no podría el cliente beneficiarse en forma de descuento en la factura o en el servicio.

 

Fuentes:

ituser.es

elpais.com

elandroidelibre.elespanol.com

diariodesevilla.es

 

Gustavo Romero Sánchez

Gestor de Redes y Recursos Informáticos en el sector de la Seguridad.

Criminólogo y Antropólogo Forense

Tutor Tecnológico en Curso Superior de Ciberseguridad