Seguridad en Cloud Computing Pt. 1

Es cierto que, el simple hecho de mantener nuestros archivos en la nube, nos ha dado cierta sensación de tener nuestros archivos mucho más protegidos que manteniéndolos en nuestro ordenador, en un pen drive, en un CD/DVD, o incluso en formato papel en una estantería de nuestra casa cogiendo polvo. Como si al encontrarse en un espacio intangible, abstracto, no fuese posible la obtención de nuestros datos por un tercero malicioso para iniciar un ataque informático. ¿Pero es esto tan cierto como parece?, ¿Realmente nuestros datos están más protegidos?

Que nuestra información esté realmente protegida al 100% es algo que como bien decía Eugen H. Spafford en 1989, no es del todo sencillo. Citando a este profesor estadounidense experto en seguridad informática: The only truly secure system is one that is powered off, cast in a block of concrete and sealed in a lead-lined room with armed guards – and even then I have my doubts.”  (1) (El único sistema verdaderamente seguro es aquel que se encuentra apagado, dentro de un bloque de hormigón en una habitación revestida de plomo con guardianes armados… y aun así tengo mis dudas), ¿hace pensar verdad?

El hecho de tener nuestros datos en la nube ha abierto un paradigma que cambia por completo la forma de actuar de muchas empresas, por ejemplo. A modo de caso práctico sencillo, para entender qué hace a grandes rasgos el Cloud Computing, imaginémonos que somos una empresa que necesita hacer determinada tarea, llamémosla X, la cual es necesaria para mantener una serie de activos; y que para realizarla necesitamos n ordenadores (donde n aumenta conforme la complejidad de X crece). Si X y n son pequeños y a la empresa no le resulta una inversión muy grande, quizás sería apropiado comprar n ordenadores para realizar la tarea.

Pero ahora pensemos lo siguiente, X es una tarea de vital importancia y de increíble complejidad, la cual únicamente se debe realizar en la empresa 1 vez al año. Para ello necesitamos un número n muy grande y quizás sea una inversión demasiado grande para la empresa por una actividad que sólo hay que llevar a cabo 1 vez al año y no pueda hacer frente a tal inversión.

Pues bien, aquí es donde aparecen las empresas de Cloud Computing, que permiten a esta empresa realizar la tarea X sin la necesidad de tener que comprar n ordenadores. Y hay que tener en cuenta que la inversión que la empresa debe llevar a cabo no es únicamente la de comprar n ordenadores, sino que, a esto, hay que sumarle lo siguiente:

(-) Llevar los ordenadores hasta la empresa.

(-) Poner los ordenadores en funcionamiento.

(-) Mantenimiento de los ordenadores.

(-) Personal que esté usando los ordenadores.

(-) Electricidad para mantener a todo el operativo funcionando.

(-) etc.

Además, una cosa que hay que tener en cuenta es que para realizar X quizás necesitemos, pongamos el ejemplo, de un procesador de texto. Pero cuando compramos un ordenador, no le decimos al dependiente “Quiero un ordenador que solo tenga un procesador de texto”. Cuando compramos un ordenador, lo adquirimos con todos los softwares que le haya instalado el fabricante y quizás el 60% de los que trae no los usemos nunca. Por lo que estamos pagando de más por servicios que no necesitamos.

Como podéis ver, realmente es una inversión que quizás no todo el mundo pueda permitirse.

Por esto el Cloud Computing, nos ofrece una alternativa bastante apetitosa. Por un lado, vamos a pagar los recursos que vayamos a utilizar y ninguno más; que en un futuro queremos utilizar más servicios, pues pagamos más. Véase aquí el ejemplo de Dropbox o Mega. Estas plataformas ofrecen servicio de almacenamiento, el cual si llenas el almacenamiento, únicamente tienes que pagar por una cuenta mejor y obtendrás más memoria, sencillo y rápido.

Por otro lado, no necesitamos tener los ordenadores de forma física en nuestra empresa, que queramos o no esto hace que la empresa no requiera de una gran superficie sobre la que desplegar sus recursos.

Como se puede deducir, el Cloud Computing no es ninguna tecnología nueva ni mejor, el Cloud Computing es una nueva forma de ofrecer recursos a empresas o a particulares con el principal objetivo de reducir el coste económico, ¿pero a qué precio? Esta idea está desplegada de una manera increíble, tal, que incluso muchos usuarios no conocen que se encuentran utilizando una plataforma de Cloud.

Pero, ¿qué desventajas existen entonces en esta nueva forma de ofrecer recursos?, ¿la reducción de coste económico vale la pena por tener nuestros datos en la nube?, ¿realmente están nuestros datos en la nube, o siguen estando en algún lugar físico? Por el momento os dejaré que lo penséis un poco vosotros ya que este tema lo desarrollaré en otro momento.

¡Hasta la próxima!

 

(1) Eugen H. Spafford, 1989

 

José Manuel Nieto Campos

Criminólogo.