Protección auditiva.

La protección auditiva en Bomberos se usa en raras ocasiones, si bien en aquellos casos en que está indicado su uso (ambiente industrial), el no hacerlo puede generar graves lesiones sobre la audición. Su manera de actuar es atenuando el ruido introduciendo barreras físicas entre la fuente sonora y el oído del usuario.

Básicamente los sistemas existentes son dos:

  • Orejeras
  • Tapones auditivos.

Orejeras

Las orejeras es un tipo de EPI constituido por dos casquetes que cubren las orejas y se adaptan por medio de almohadillas. Suelen forrarse con un material que absorba el sonido, por encima aproximadamente de 2000 Hz, atenuando aproximadamente unos 40 dB. Están unidos entre sí por una banda de presión (arnés), de plástico o de metal. El arnés puede ser de cabeza, nuca, bajo la barbilla o arnés universal.

También pueden ir montados en un casco rígido (casquetes individuales unidos a unos brazos fijados a un casco de seguridad industrial y que son regulables)

Tapones auditivos

Los tapones suelen ser más adecuados para exposiciones prolongadas. También se recomiendan en ambientes calurosos. Se aplican al canal auditivo externo, se fabrican en un único tamaño y se adaptan a la mayor parte de los oídos. A veces vienen provistos de un cordón interconector o de un arnés de cabeza ligero. Pueden ser:

  • Premoldeados en diferentes tañamos
  • Modelables, hechos de un material blando que se adapta a cualquier canal auditivo
  • A medida, hechos para el oído de un usuario concreto.

Loa materiales más usuales son el vinilo, la silicona, los elastómeros, el algodón, la cera la lana de vidrio hilada y las espumas de celda cerrada y recuperación lenta.

Uso y seguridad

Se usa ante situaciones prolongadas de exposición a ruido ambiental mayor de 80 dB. Los protectores deben llevarse mientras dure la exposición al ruido (retirarlos momentáneamente reduce seriamente la protección). Su ajuste debe ser el correcto según fabricante, de no ser así presentaría una atenuación muy inferior que puede llegar a ser nula. Algunos tapones auditivos son de un solo uso, otros pueden ser reutilizables, aspecto que debe ser conocido por el usuario junto a las características de las condiciones de trabajo y las normas de uso y mantenimiento.

Los tapones reutilizables deben lavarse después de su uso y secarse bien antes de volver a usarlos. Nunca deben usarse más allá del límite de empleo que haya previsto su fabricante.

 

Joaquín Marfil Lillo